viernes, 9 de enero de 2009

El sueño de la razón produce monstruos



El capricho nº43 de Goya, "El sueño de la razón produce monstruos", es su grabado más famoso y sin duda uno de los más expresivos. El motivo central es un hombre, descansando, tal vez durmiendo, sobre una mesa. Papeles y plumas reposan encima de la misma mesa, lo que nos lleva a pensar que el hombre ha estado trabajando, ¿Escritor? ¿Ingeniero? ¿Dibujante? En cualquier caso, un creador.

En un lateral de la mesa vemos la leyenda que da título al grabado. Esto, junto a los papeles y plumas, nos indica que la intención de Goya es en este punto bastante clara: ese hombre representa a la razón. Es, o bien la misma razón, o bien uno de sus agentes. Y está durmiendo.

En el fondo reina la oscuridad, donde habitan los monstruos y que vienen, atraídos por el sueño, a perturbar el descanso de la razón. ¿O tienen otras intenciones? Uno de ellos parece tender un pincel al creador. Los monstruos tampoco parecen por completo opuestos a la creación.

El grabado es ambiguo, aunque las intenciones de Goya en ese momento probablemente eran bastante claras. Él era en el momento en que dibujó el grabado un firme partidarios de la Ilustración, la cual esgrimía como arma principal el uso de la razón para combatir la oscuridad y la superstición en cualquiera de sus formas: La razón estuvo dormida durante siglos y monstruos de toda índole aprovecharon la ocasión para crear el mundo a su imagen y semejanza. Ahora la razón ha despertado, pero el peligro aún acecha, y si ésta se relaja y vuelve a dormir, los monstruos volverán a moldear el mundo, reservando para una razón adormecida el mero papel de títere.

Pero el grabado admite otra interpretación radicalmente distinta, de la que tal vez el genio de Goya, decepcionado en sus últimos años con la ilustración, era, de algún modo, (sub)consciente. Los monstruos tal vez son creación de la propia razón cuando ésta se abandona a sí misma y comienza a soñar. Tal vez el ideal de la razón es irrealizable sin tremendos sacrificios. Tal vez, incluso, el propio ideal es deshumanizante, pervierte al hombre mutilándole parte de su ser. Ciertamente, la Ilustración acabó desembocando en la cruenta revolución francesa y en las posteriores guerras napoleónicas.

(NOTA: Un análisis académico más completo y complejo del grabado puede encontrarse aquí)

5 comentarios. Haz el tuyo.:

Agua dijo...

Ese grabado siempre me inquietó.

Desde pequeña.

Herodoto dijo...

A mi también. Posteriormente he visto muchos otros grabados de Goya, casi todos los caprichos y los desastres de la guerra. Aunque muchos de ellos me han resultado interesantes, ninguno tanto como éste.

chroniqueur dijo...

No me parece que la segunda interpretacion, sea contradictoria con la primera.

"Tal vez el ideal de la razón es irrealizable sin tremendos sacrificios. Tal vez, incluso, el propio ideal es deshumanizante, pervierte al hombre mutilándole parte de su ser. Ciertamente, la Ilustración acabó desembocando en la cruenta revolución francesa y en las posteriores guerras napoleónicas."

La razon libra un combate permanente contra el oscurantismo y exige sacrificios. Las guerras napoleonicas fueron un efecto perverso de la ilustracion pero no creo que se pueda decir que fuese el epilogo.
La ilustracion continua inspirando el humanismo que vivimos hoy en dia.

Mas alla de las ansias imperiales de poder de Napoleon, brillava un "sueño" muy razonable, que era un proyecto de civilizacion para Europa.

Herodoto dijo...

Me gustaría tener las cosas tan claras como tú, chroniqueur, pero a veces miro a mi alrededor y veo a un lado a la gente siguiendo a charlatanes, miro al otro y veo intransigencia. La Razón es poderosa, sí, pero los monstruos acechan por todas partes. Tambien en mí los veo a veces.

Bienvenido por estos lares :)

chroniqueur dijo...

"Me gustaría tener las cosas tan claras como tú, chroniqueur"

No lo crea...
Cuanto mas afianzadas estan mis convicciones, mas tiendo a criticarlas. Al reves, cuantas mas dudas tengo sobre algo, mas intento confortar mis argumentos... Ya ve cuanto trabajo tengo.
Hay un personaje de la mitologia griega, cuyo nombre no recuerdo, que se dedica a subir piedras a una montaña. Para cuando llega a lo alto, la piedra cae rodando hasta el valle. Ese soy yo.

"la gente siguiendo a charlatanes, miro al otro y veo intransigencia"
Vealo como un simple principio de evolucion darwiniana.

"Tambien en mí los veo a veces".
Bienvenido al club de los seres humanos, y buen combate...

"Bienvenido por estos lares :)"
Me gustaria tener un gps para saber donde queda eso... Gracias de todas formas por la acojida.