miércoles, 7 de octubre de 2009

La ciencia española no necesita tijeras

La idea de progreso lleva implícita la de una dirección en la que cabe moverse hacia adelante o hacia atrás: Venimos desde atrás, progresamos hacia adelante. Si nos movemos al lugar de donde venimos no progresamos: regresamos. Ambos elementos son necesarios: si no hay dirección, o si no hay un "adelante" en esa dirección, no hay progreso.

¿Existe el progreso humano? es decir, ¿progresa el hombre? Sí, pero a la respuesta le convienen algunos matices. El hombre tiene muchas facetas, y en algunas de ellas el progreso es más discutible que en otras. Por ejemplo, en la faceta artística, ¿hay progreso? Tal vez, pero ¿cómo demostrar que es superior artísticamente hablando un cuadro de Picasso a una pintura rupestre? Es algo problemático, discutible. ¿Y moralmente? ¿Hay ahí progreso? Tal vez, pero una respuesta afirmativa se enfrenta al problema de tratar de explicar que haya habido avance en los 2000 años que han pasado desde Cartago hasta Hiroshima, y no digamos Auschwitz.

Hay, sin embargo, dos facetas en las que el progreso humano es indiscutible: ciencia y tecnología. El conocimiento científico y el desarrollo tecnológico tienen una dirección privilegiada en las que ambos crecen. Más aun, salvo algunos desgraciados casos históricos, todas las sociedades han ido progresando científica y tecnológicamente.

¿Qué significa entonces cuando uno se dice progresista? En realidad, todos somos progresistas, salvo algunos casos patológicos (Unabomber podría ser un ejemplo). Como lo somos todos, la diferencia será de grado: Algunos son más proclives al progreso que otros. Pero el que se pretenda progresista debería mostrar empeño o, al menos, claridad, en esos campos en los que la idea de progreso es más evidente, como he dicho antes, ciencia y tecnología. Así pues el progresista deberá tanto apoyar el desarrollo de la ciencia y la tecnología como atacar a lo que entorpezca tal desarrollo.

El PSOE se tiene a sí mismo por un partido progresista. ¿Lo es de acuerdo a la idea de "progreso" que acabamos de precisar? Desde luego, no dudó en hacer bandera de ello en su programa electoral de 2004, cuando llegó al poder tras 8 años. Se achacaba al PP, hasta entonces en el poder, una dejación en este campo:

Nuestro Sistema Nacional de Innovación (SNI) adolece de iniciativa privada, presenta graves deficiencias en su configuración y las restricciones presupuestarias impuestas por el PP han llevado a la ciencia pública a una situación dramática (...)

El sistema español de ciencia y tecnología presenta unas acusadas carencias ligadas fundamentalmente a su bajo nivel de inversión pública y privada en I+D, lo que provoca un elevado déficit de su balanza tecnológica, la escasez de patentes de alta tecnología o el insuficiente desarrollo de la Sociedad de la Comunicación.

Por ello, se proponía, entre otras cosas, incrementar los fondos públicos dedicados a investigación y desarrollo, así como aprobar un Plan Nacional de I+D+i.

Y se cumplió. Los presupuestos en I+D+i se incrementaron, lo que por otro lado era fácil en un contexto de crecimiento económico. Además, en 2007 se elaboró el Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo, e Innovación Tecnológica 2008-2011, realizado por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología. En él se insistía en los problemas de la investigación en España:


En un primer plano, se encuentra el gasto destinado a la I+D, que en el caso español alcanzó en el 2005 el 1,13% del PIB, lo que supone sólo la mitad de la media de la OCDE. Esta cifra no favorece a la consecución del objetivo de la estrategia de Lisboa de llegar para el 2010 al 3,0% del PIB en investigación (...)

Los resultados o productos de la actividad de I+D+I en España, ya sean publicaciones científicas o patentes, no han alcanzado los niveles requeridos. Aunque el porcentaje de artículos publicados ha pasado de un 1,3% en 1988 a un 3,1% en 2006, lo que supone un incremento considerable, éste debe ser mejorado.

Y en dicho Plan se propusieron las soluciones: aumentar del 1,13% del gasto total en I+D (% del PIB) a un 2% en 2010 y un 2,5% en 2015, contando para ello con la inversión empresarial De todos modos, por lo que respecta a los Presupuestos Generales del Estado, el % total de I+D+I debería subir de un 0,98 al 2,20 en 2015. Para ello, el plan estableció entre 2008 y 2011, un incremento anual del presupuesto de un 16% por parte de las distintas administraciones públicas (AGE y CCAA)

¿Qué se hizo de esto en el programa electoral del PSOE en 2008? Pues de nuevo, se volvió a enarbolar la bandera del progreso científico, con referencias continuas al citado Plan Nacional de I+D+i:

Hemos apostado por la Investigación, la Ciencia, la Innovación (...) Pronto estaremos en la media europea (...) Pero nuestra satisfacción no nos impide ver los retos que tenemos delante, ya que la transición hacia un modelo de crecimiento más equilibrado aun tiene que consolidarse (...) desarrollaremos una política de fuerte inversión en infraestructuras y en I+D+i

Ha llegado el momento en el que podemos y debemos plantearnos una nueva meta plenamente alcanzable: situar a España, en el año 2015, entre los diez países más avanzados del mundo en ciencia y tecnología. Para conseguirlo, los socialistas nos comprometemos a (...) un incremento sustancial de los recursos de la Administración General del Estado en I+D+i

Ese era el compromiso del PSOE con sus votantes. Pero, si era fácil potenciar la investigación cuando la economía crecía con fuerza, ahora se oyen voces sombrías y contradictorias. Los avances logrados podrían acabar revirtiendo, malográndose el esfuerzo realizado hasta ahora. A punto de elaborarse los presupuestos para el año 2010, se habla de fuertes recortes en las inversiones en I+D+i:

Una portavoz de dicho departamento recuerda que la partida [de investigación] de 2010 será de austeridad, como ha anunciado el presidente del Gobierno, pero puntualiza que es pronto para hacer valoraciones. "Estamos analizando las partidas y estableciendo las prioridades del ministerio", informa, además de recordar que se trata de un borrador y que los borradores se discuten hasta el final.

Un borrador. ¿Es esto un globo sonda? ¿Se habla de rebajas del 37% para que luego un 15 o 20% no nos parezca tanto? Esperemos que no. No es ese el camino. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, parece querer salir al paso, asegurando que el recorte no afectará al personal ni a la actividad científica, que hay recursos propios suficientes para hacer frente a un recorte que será puntual. Sus explicaciones suenan extrañas. ¿Es que esos recursos propios no son necesarios? Se habla de austeridad, de eliminar gastos superfluos. ¿Pero es que había gastos superfluos?

Los presupuestos aun no han sido elaborados. Los partidos están ahora negociando de acuerdo a sus ideas e intereses. El compromiso del PSOE en el programa de 2008 fue rotundo, y no es admisible que para responder a la actual situación de crisis económica se hagan recortes en el sector que mejor podría sacarnos de ella. La inversión en investigación no siempre da resultados económicos inmediatos, así que es fácil caer en la tentación de, ante una situación de urgencia, tratar de hacer recortes en ella. Pero eso es comer hoy para dejar de comer mañana. Un partido que se dice de progreso, jamás debería optar por esta opción. Por eso esperamos que todo esto no sean sino fuegos de artificio y que se cumpla el Plan Nacional de I+D+i tal y como estaba previsto. Que España se sitúe entre los países más avanzados del mundo en ciencia y tecnología. Que algún día Unamuno, desde su tumba, se sonroje avergonzado al recordar cuando dijo aquel resignado "Que inventen ellos".




NOTA: Iniciativa promovida por La Aldea Irreductible

2 comentarios. Haz el tuyo.:

Herodoto dijo...

Más de 800 blogs nos hemos sumado a la iniciativa. No se si servirá para algo, pero esto ha sido un exitazo de convocatoria. Hoy es un buen día :)

Ismael Pérez Fernández dijo...

Muy buen post, con un montón de datos, si señor.