sábado, 29 de noviembre de 2008

Basura

Está la Generalitat de Cataluña a punto de aprobar una disposición según la cual a partir del año que viene supermercados y comercios en Cataluña no podrán regalar bolsas de plástico. Tendrán que, o bien cobrarlas a los clientes, o bien descontárselas del precio de compra si deciden no usarlas. Antes de llegar a esto, se barajaron otras posibilidades, como prohibir completamente su distribución en comercios.

No sé hasta qué punto el problema de este tipo de residuos es importante. Según algunas fuentes se consumen hasta 150 bolsas de basura al año por persona, suponiendo un 2% del total de residuos generados en Cataluña. Si es cierto, parece una cantidad significativa. Pero en ese caso no creo que la adoptada sea la mejor medida para que se consuman menos bolsas de plástico.

Yo prácticamente no tiro bolsas de supermercado a la basura: ellas son las bolsas de basura. Lo cierto es que, al menos en mi casa, hay un equilibro bastante ajustado entre el número de bolsas que traigo del supermercado y el número de bolsas que uso para tirar la basura. He hablado con más gente que hace lo mismo que yo y todos están de acuerdo en que más o menos la cosa está equilibrada entre las que entran y las que se usan como bolsas de basura.

Sin embargo, mucha gente no hace así, sino que compra en el supermercado bolsas específicas para tirar la basura. Mi postura es que precisamente esas bolsas son el gasto innecesario, pues se emplean únicamente para tirar la basura, no como las bolsas de supermercado que tienen un doble uso. Por tanto, y si el consumo de plástico lo consideramos como una agresión al medio ambiente, deberíamos considerar a las bosas en venta como lo que realmente son: un lujo, y deberían por tanto recibir impuestos de lujo.

La medida que propongo tendría creo que una mayor efectividad, pues hay que tener en cuenta que alguien que haga la compra de la semana para su familia se gastará unos 100 o 200 euros y no reparará en el sobrecoste de unos pocos céntimos por las bolsas. Ahora bien, si las cajas de bolsas costaran 5 euros en lugar de 1, la mayor parte de la gente dejaría de usarlas.

Supondría además unos mayores ingresos por parte de la administración, pero sin obligar a los ciudadanos a asumir los pagos correspondientes (simplemente, no tienen que comprar bolsas para la basura)

3 comentarios. Haz el tuyo.:

Agua dijo...

Se me ocurre una idea para quienes no tenemos cubos de basura en los que nos vengan bien las bolsas de supermercado (es mi caso): que en los supermercados faciliten como bolsas de compra bolsas con el mismo tamaño que las de basura.

Herodoto dijo...

Hay que partir del hecho de que ha sido muy poco ecológico por tu parte haber comprado esa clase de cubos :p

Más en serio, tal vez para esos casos podrían cambiarse las bolsas por algunas ligeramente mayores. No solo las de algunos, sino todas. Me parece un poco engorroso andar eligiendo bolsas de entre dos tamaños.

Agua dijo...

Bueno, tengo dos cubos :) Uno, típico, el que me susieron en la puerta del mueble de la cocina, y que aunque no está predestinado para la orgánica, yo sí lo uso para eso, pues es el que pilla justo debajo del fregadero y junto a la zona de trabajo. Pero luego tengo otro, que en realidad creo que lo vendían para la colada, de plástico con rendijas, que ese ya me llega por el muslo y lo tengo fuera, y lo uso para los inertes. Y a ambos les tengo que comprar sus bolsas (el del segundo de las grandes) pues no me vienen bien otras.