sábado, 8 de noviembre de 2008

La publicidad engañosa es un delito



Comienza el video. Una chica joven armada con un ordenador está viendo una web de películas. Tras, se supone, elegir la película, hace click en el botón "download". Una película comienza a descargarse a una velocidad de vértigo (menudo ancho de banda que se gasta la chica). Fin de escena. Aparece ahora en pantalla una leyenda: "No robarás un coche". Nueva escena. Un tipo trata de forzar un coche con una palanca mientras suena una sirena de fondo. Nueva leyenda: "No robarás un bolso" y mientras una tipa lee distraída la carta en un restaurante, otro hombre echa mano al bolso que ella tiene colgado en su silla. Otra: "No robarás un televisor", y vemos cómo dos ladrones sacan la tele de una casa. Una más: "No robarás una película", y vemos como un individuo en un videoclub se mete una cinta debajo de su cazadora... ¡alto ahí! volvamos atrás: ¿No era esto lo mismo que hacía nuestra primera chica? Nueva leyenda:"El robo en internet queda registrado". Volvemos a ver a nuestra fémina protagonista inicial aun descargándose la película. Pero ahora vemos que puede redimirse, tiene una alternativa: vemos también en pantalla un botón que dice "cancel". "El robo es ilegal" nuestra chica recapacita y se va, tal vez al videoclub a comprar la película. "La piratería es un delito" y pantallazo final: "Ahora la ley actúa", con los sellos de los Ministerios de Cultura y de Justicia.



No veo yo muy claro el final. Si la ley ahora (¿antes no? ¿cuando cambió la cosa?) actuara , dudo mucho que ese anuncio se pudiera emitir, pues la publicidad, se supone, no puede engañar. Pero no es solo eso, que la publicidad me trate de engañar es algo a lo que estoy desgraciadamente acostumbrado. Es que ese anuncio en el que se me llama ladrón lo he pagado yo, y lo tengo que ver cada vez que voy a determinadas salas de cine. Forma parte del precio que he de pagar para ver una película fuera de la pantalla del ordenador, y por mi parte un motivo añadido para tratar de ver la película por otros medios.

La crítica al anuncio se hace sola. Comparar a la chica que se descarga una película con el ladrón de videoclubs para insinuar que cometen el mismo delito es una memez propia de barra de bar. Que dos ministerios del Estado del que formo parte se presten a colaborar (y a dar alguna subvencion) en esa farsa es algo que me avergüenza.

Quiero señalar que, no obstante, la moraleja del anuncio es al menos una verdad a medias. He de reconocer que es cierto que la ley actúa, sí, pero solo a veces.

4 comentarios. Haz el tuyo.:

zprisima dijo...

El mundo del cine, de la producción de películas, cada vez se fija más en la taquilla. Y eso no es bueno.No es bueno porque la pirateria elimina el beneficio por películas de bajo coste. Y eso significa que las productoras buscan más lo seguro que el riesgo. De ahí, que cada vez existan más películas efectistas, copias, remakes y menos películas elaboradas en guión o trabajadas. La pirateria no es delito y dificilmente se podrá perseguir al usuario de internet.Sin duda la cola esa que ves en las salas está mal hecha y es una auténtica engañifa. Pero el cine está tocado en ingenio y eso es en parte, culpa de la pirateria.

Yo diria que a este ritmo, en los proximos meses el cine como lo conoces desaparecerá. Y si no es rentable exhibir, será complicado que sea tambien producir.

Fijate en la enorme crisis de creatividad musical que existe.Lo mismo está pasando en el cine.

Herodoto dijo...

Zprisima, la historia que cuentas es muy vieja. El cine iba a acabar con el teatro, la televisión con el cine, ahora parece que internet acabará de nuevo con el cine y tambien con la televisión... Si realmente fuera a acabar con la televisión, daría por bueno el sacrificio del cine ;)

Yo soy de la opinión de que la creación de arte nunca ha tenido que ver con la recompensa económica. En España, el momento historico más creativo, el siglo de oro, no se caracterizó precisamente por que sobrara el dinero.

Me alegra verte por aquí.

zprisima dijo...

Hombre es que internet es el gran invento. Un invento que te proporciona por ejemplo, la posiblidad de escuchar y disponer de música, software,canales de televisión y cine por el módico precio de lo que pagues al proveedor de internet. Y eso es mucho.Pero mucho.

Evidentemente hay gente de cultura de cine que nunca consumirán pirateria, que son los que mantienen el cine. Pero las facilidades para piratear son también mejores y por lo tanto la comodidad al respecto seduce a cualquiera.

La venta de discos está acabada, y eso no es una historia vieja, es una realidad. Pásate por un tienda de discos y compruebalo. preguntate también porque la música es tan mediocre, a excepción de lo que puedan producir grupos amortizados. Porqué en las cadenas de radio te pasan grandes éxitos de los ochenta y noventa continuamente. La razón es sencilla: hay crisis y pocas ganas de crear si nadie te da facilidades para dedicarte a ello. Los que quieran vivir de la musica, les queda el camino de los conciertos.Y para dar un concierto, primero tienes que ser conocido o apadrinado.

Internet sí es un elemento que acabará con otros elementos culturales. A todos nos gusta la facilidad y disponer de ocio con escaso desembolso. Saludos.

Marni dijo...

El cine e Internet.

El cine fue calificado como el séptimo arte y como arte ni Internet ni la piratería puede acabar con él. Ahora bien en el cine como en cualquier otra manifestación cultural, no todo es arte. Intervienen otros factores en la producción del cine. El factor económico siempre ha estado ahí, así que, salvo decir que cualquier productor de cine busca ganar dinero con sus películas, es obvio y no merece más comentarios. Pero cuando en el cine entra el factor propagandístico ya es otro cantar. Ahí quedan todas esas películas españolas sobre el tema de la guerra civil durante la transición que aburrieron hasta a las moscas; por no hablar de todo ese cine que se hizo y se hace de propaganda del poderío militar, económico e incluso moral norteamericano.
Yo para que me coman el tarro no voy al cine, ya tengo los periódicos y la tele. Busco en el cine que me cuenten una historia que me sorprenda, que no me la hayan contado antes y que me produzca ciertas emociones.

Hoy el cine está lleno de efectos especiales que han sustituido a las buenas historias, pero de cuando en cuando todavía se dejan caer películas que si se pueden enclavar dentro del paradigma del Arte y son esas las que, al menos a mi, me hacen ir al cine. Las otras, tipo Spiderman o Lo Imposible, como mucho las pirateo y alguna tarde de lluvia las echo un ojo… si no me duermo como un leño, que es lo que habitualmente me pasa.

Besos.
Marni