miércoles, 23 de diciembre de 2009

La Navidad, Herodes y el Belén

Volvía ayer a casa de mis padres, como en el anuncio de El Almendro. Un viaje de 5 horas. Me gusta conducir y poner la radio mientras conduzco. Una de las 6 emisoras que tengo en la memoria del aparato es Radio María, y como debiera ser deber de todo buen cristiano, esa sintonicé. Había un médico hablando sobre la neumonía: tipología, síntomas, tratamientos,... No suelo escuchar la radio a esas horas y no sabía que en esa emisora hubiera un espacio de medicina.

De repente el médico cambió de tema,. Se puso a hablar de los belenes que había visto montados, creo que en Madrid, algunos vivientes, y muy bonitos todos. Pero nuestro médico había echado una figura a faltar: la de Herodes. Es típica de muchos belenes, pero no la veía. ¿Dónde está Herodes? Se preguntaba. ¡¡¡En las clínicas abortivas!!! Se respondió a sí mismo, gritando. Ahí, matando niños inocentes y en cantidad tal que ya hubiera querido para sí el Herodes histórico. Luego echó unos números acerca de los abortos diarios que hay en España y de los inocentes que pudo haber matado aquel Herodes hace más de 2000 años.

Mas tarde volvió al tema del programa, la neumonía. Cuando acabó con él se abrió la radio a un turno de preguntas telefónicas de los oyentes, pero nadie llamaba. Dijo no extrañarse, que por estas fechas era normal, que ya lo tenía previsto y que tras una cancioncilla, de estas típicas que ponen de relleno en Radio María, daría una breve charla que tenía preparada sobre la píldora de los 5 días (un nuevo anticonceptivo de urgencia del que no sabía nada hasta ayer, es curioso que se entere uno de estas cosas en una emisora ultracatólica). Por desgracia tras la cancioncilla los oyentes de la radio empezaron a llamar para hacer preguntas. Me quedé sin la charla. Una lástima, pero al menos ya sé dónde está Herodes.

Feliz Navidad.

3 comentarios. Haz el tuyo.:

Agua dijo...

¡¡¡¡¡Feliz 2010!!!! :D

Evocid dijo...

Si me permites, repetiré aquí una felicitación que escribí hace dos años. Que el próximo año los Hados os sean propicios y las musas os inspiren. Que la suerte os acompañe y la voluntad para conseguir vuestras metas no flaquee.

Y que si conseguís todo eso, tengais la templanza suficiente para no presumir de ello, pues es desafiar a los dioses. Antes bien, valorad lo que teneis y lo que sois con humildad, pues motivos para ser humildes nunca os faltarán.

Felices fiestas a todos.

Beatriz dijo...

Oye, te llevas el premio a la mejor felicitación que podía leer. En serio.